Tutorial: cómo hacer tus propios bloqueadores de calcetines

Tutorial: cómo hacer tus propios bloqueadores de calcetines

¿Te ha pasado alguna vez que, después de haber tejido un par de calcetines preciosos, no tienes bloqueadores y sólo de pensar en hacerlo con alfileres, te entra una pereza infinita? Si conoces la sensación... ¡bienvenida al club!. A mí me pasó hace muy poquito tiempo, con unos calcetines que había tejido para regalar. Y en vez de dedicar el tiempo a colocar alfileres, me puse a idear algún método alternativo y, sobretodo, rápido y que es el que te explico a continuación.

¿Qué materiales necesitas? Pues, toma nota:

  • 2 almohadillas de picado, que vienen a ser como planchas de goma Eva, de unos 5cm. de grosor y menos flexibles. En mi caso, sólo las encontré tamaño folio.
  • un par de tijeras
  • un lápiz
  • un par de calcetines del tamaño en cuestión, que estén bien planchaditos.
  • alfileres

Y ahora que tienes todos los materiales ¿vamos con los pasos a seguir?

1. Primeramente, coloca un calcetín sobre la almohadilla de picado. Te resultará más sencillo si el calcetín está bien planchado y estirado. Seguidamente, tendrás que sujetar el calcetín a la almohadilla con la ayuda de los alfileres. ¿Un consejo? Comienza fijando el talón y la parte superior; deja para el final la puntera, que es lo más complicado.

2. Una vez lo tengas bien colocado, dibuja su silueta en la almohadilla con el lápiz. Si no tienes lápiz a mano, puedes usar un bolígrafo o rotulador, con cuidado de no manchar el calcetín que usas como modelo. Una vez tengas la silueta, retira los alfileres y el calcetín.

3. El siguiente paso será recortar la silueta que has dibujado en la almohadilla. Cuanto más limpio sea el corte y más redondeadas las formas ¡mucho mejor!

Una vez tengas el primer bloqueador listo, es el momento de crear el segundo. Aunque podrías directamente copiar la silueta del primer calcetín en la almohadilla, es recomendable repetir el proceso. No te llevará mucho tiempo y evitarás repetir cualquier fallo que hayas podido cometer con el primer calcetín.

Después de cortar el segundo bloqueador ¡sólo te queda introducirlos en los calcetines húmedos y dejar que sequen! Sencillo ¿no es cierto?

¿Otro truco? Si como en mi caso, usas de plantilla unos calcetines comerciales, notarás que tienen un talón menos definido que los calcetines tejidos a mano. Para corregirlo, simplemente coloca algún alfiler para estirar mejor esa zona del calcetín, mientras los tengas secando en plano.

Estos bloqueadores son perfectos para aquellos números de pies que no utilices demasiado o para calcetines de niños, que crecen tan rápido, que cada día parecen tener los pies más largos que el día anterior. También serán un buen compañero de viaje, si tus proyectos viajeros suelen ser calcetines. 

Para el tamaño de pie que tejes habitualmente, siempre es mejor recurrir a bloqueadores más resistentes y con acabados profesionales, que harán que tus calcetines luzcan aún más increíbles.

Y si el tutorial te ha gustado pero todavía no te has animado a tejer tu primer par de calcetines, recuerda que el próximo 03 de marzo, en el Oh!Estudio de Málaga, habrá Masterclass de calcetines de la mano de una las mejores expertas en el arte de tejer calcetines, como es Sionaland.

Puedes reservar tu plaza pinchando aquí.

Publicado en 04/02/2018 by Oh!Lanas Home 0 882

Deja un comentarioDeja una respuesta

Debes estar conectado para hacer un comentario.

Archivo del blog

Categorías del blog

Últimos comentarios

Sin comentarios

Buscar en el blog

Vistos recientemente

Sin productos

Menú