¿Qué es un armario cápsula?

¿Qué es un armario cápsula?

  

  

Hace unos meses, hubo un amago de mudanza en casa y no sé si me provocaba más estrés no encontrar la casa perfecta o mirar alrededor y ver la cantidad de cosas que habíamos sido capaces de acumular en este tiempo. Sólo pensar en cuántas cajas iba a necesitar para guardar todo, me hacía sentir taquicardias.

Finalmente, la mudanza no ocurrió pero esas semanas de pura ansiedad dejaron en mí la necesidad de reflexionar. Como dice Marie Kondo, la gran gurú del orden, cuando te preguntas qué quieres poseer es, en realidad, una pregunta sobre cómo quieres vivir. Y, en mi caso, se cuál es mi respuesta: quiero aprender a vivir con mucho menos.

Un año antes, había comprado el libro de Marie Kondo, La Magia del Orden y que, si no has leído, te recomiendo. Siguiendo las pautas del libro, nos desprendimos de muchísimas cosas que hacía tiempo no utilizábamos ¡llegamos a contabilizar hasta 30 bolsas grandes de basura!. Un año después y aunque ni de lejos hemos acumulado tanto como para volver a la casilla de salida, la situación era similar. Esto me hizo ver que no basta con hacer limpieza una vez al año o cada x meses, sino en cambiar la forma de consumir.

Y esta reflexión me llevó a pensar en un armario cápsula ¿conocías este método? No es un concepto tan nuevo como pensamos porque surgió en los años 70, aunque ha resurgido con fuerza en los últimos tiempos gracias a la influencia del minimalismo, que promueve que menos es más. Quien inventó el concepto de armario cápsula fue Susie Fax, la propietaria de una boutique londinense, a partir de la idea de cómo sería el armario perfecto. Con el auge del Prêt-a-porter, los armarios de la época se llenaron de gran cantidad de ropa y de todos los colores (hablamos de los años 70 pero ¿te suena familiar). Y precisamente Susie Faux abrió su tienda con la intención de que cualquier persona encontrara allí lo necesario para componer un total look
En su opinión, el armario cápsula es aquel que contiene una selección de prendas básicas, para una estación concreta y que nunca pasan de moda. Estas prendas, se pueden mezclar y combinar con otras que sean tendencia, para disponer de muchas y diversas opciones que nos permitan vestirnos durante toda una temporada, evitando estilismos repetidos y aburridos. Además de mantener el orden, este sistema también te hará la vida más fácil, sobretodo cuando vas de tiendas y no tienes claro qué comprar o al hacer la maleta.

Cuando surgió este concepto, allá en los 70, el equilibrio perfecto se estableció en una selección de lo más austera: un par de pantalones, un vestido o falda, una chaqueta, una blusa, un abrigo, un jersey de punto, un par de zapatos, un bolso y alguna ropa especial para fiestas. Sin embargo, hoy en día, se apuesta por armarios cápsula flexibles, en la que la cantidad de prendas se ajuste al estilo de vida de cada persona. Aún así y por poner una cifra que te permita hacerte una idea, lo habitual, es que un armario cápsula contenga entre 20 y 40 prendas, sin contar ropa deportiva, interior o de estar por casa, ni tu uniforme de trabajo, si lo tienes. 

  

  

Tener un armario cápsula no significa que siempre vayas a vestir igual, ni que las prendas que has elegido vayan a quedarse en tu armario para toda la vida. En cualquier momento, podrás incorporar prendas que, de inicio no habías pensado que necesitarías, siempre y cuando, al incorporar algo nuevo al armario, descartes otra prenda que ya tenías dentro para no seguir acumulando. Y, por supuesto, puedes guardar el resto de tu ropa para otro armario cápsula correspondiente a otra temporada.

  


  

En mi caso, no me apetece hacer un cambio radical en mi armario y desprenderme de mucho de lo que tengo, en especial de ¡mis prendas de punto!. Sin embargo y en este tiempo en el que he estado profundizando en este concepto de armario cápsula, he conseguido resolver el gran dilema inicial y que era: "¿Por dónde empiezo?". Y ahora que lo se, lo comparto contigo; aquí tienes los pasos para crear tu armario cápsula desde cero:

  

  

  

Y así, sin prisa pero sin pausa y sin volverme loca, he decidido ir dando pequeños pasos que me lleven hasta el reto que me he propuesto de vivir con menos. Ahora que tengo claro por dónde empezar, qué he de hacer y qué no para que esto del armario cápsula no se quede en un propósito más de esos que se olvidan, he analizado mi armario y he descubierto que uno de los aspectos en los que cojea son los básicos o prendas en colores neutros, más allá de unas pocas camisetas y unos jeans. Y aunque no soy muy de Black Friday, no quise dejar pasar la oportunidad de comprar una camisa en color blanco y otra en negro, a las que ya les había echado el ojo previamente.

Mi siguiente paso será descartar aquello que no utilizo y después, tejer alguna prenda casual, en tonos neutros y con una fibra duradera y resistente y que será una de las piezas esenciales en mi armario invernal.

Y tu ¿cómo lo ves? ¿Te has parado a pensar alguna vez en un armario cápsula o eres más de vivir peligrosamente, a lo loco?

Publicado en 13/12/2018 by Oh!Lanas Home, Historias 0 823

Deja un comentarioDeja una respuesta

Debes estar conectado para hacer un comentario.

Archivo del blog

Categorías del blog

Últimos comentarios

Sin comentarios

Buscar en el blog

Vistos recientemente

Sin productos

Menú